Camaleones

February 22, 2013

 

¿Alguna vez han visto a un camaleón? Pues para mí, ha sido impactante conocer y observar a la gente camaleónica. A esas personas que son, dependiendo con quien están. Que hablan, actúan y se mueven en relación a las personas que las rodean.

Una persona que parece otra cuando esta al lado de su pareja, que no puede, o no sabe ser quien en realidad es, en todo momento. Tal vez llenos de miedos e inseguridades, buscan ser otra persona. La meta es cumplir expectativas ajenas, pertenecer a un grupo, sentirse aceptados, o más tristemente, intentar retener a alguien más.

Y no es que no sepa y acepte que existen ciertos protocolos de conducta.

No puedes comportarte igual en la fiesta de tus cuates, que en la de tus suegros.... No puedes ser el mismo en la oficina que cuando estás con tu pareja en el cine, en una cena, o ¡En el cachondeo! Pero lo que sí podemos y en mi opinión debemos buscar, es ser nosotros mismos en todas esas facetas. ¡Sólo ser tú!  Perdiendo el miedo a no gustar, no agradar, no ser aceptados, o peor aún, a que nos abandonen.

 

Hay personas que pueden convertirse ¡verdaderamente en fantasmas! Seres deambulantes llenos de miedo por no ser lo que se espera de ellos... "¿se espera?" ¿Quién debiera "esperar" que seamos de alguna u otra forma? Que respondamos de acuerdo a las expectativas de otro, que seamos lo que a otra persona le parece educado, cortés, sensible, considerado. Buscamos tantas veces pertenecer a un grupo social, ser parte de una opinón colectiva, no quedar mal con nadie...

 

Desde niños aprendemos a que nos gusten ciertas cosas, a creer lo que escuchamos o leemos, sin cuestionar si va con nuestra propia creencia, valor o convicción, y entonces parecemos un títere del afuera, y en alguna parte del camino se pierde el yo, la esencia, la persona.

 

Si por alguna razón te das cuenta un día, que eres mas "tú", solo que al lado de tu pareja, mi opinión es: ¡Recapacita, cuestiónate, muévete! En esta vida corta y apasionante, se viene a buscar ser la mejor versión de uno mismo, no la que espera otro que sea la mejor versión de ti mismo, y con la condicionante de que se adecúe a sus expectativas!

 

Ser realmente uno mismo no es fácil. ¡Cuesta! Pero búscalo, date de madrazos una y mil veces, conócete, ama, sufre, llora, ríe a carcajadas, baila, duerme, corre, canta, lee, medita, estudia, expon siempre tu punto de vista, ponte metas, persigue sueños... Solo asegúrate que sean ¡TUS sueños!

Y si esa persona especial quiere compartirlo contigo, entonces vívete plenamente a su lado.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload