Mi libertad

January 21, 2013

 

Obligación o revelación, el entender que mi libertad es un producto no negociable.

En nombre de las veces, muchas o pocas que intente dejar mis decisiones en manos de alguien más.

Por las veces que tuve miedo, pena o culpa de decir No...

Todos tenemos la enorme y costosa responsabilidad de ser libres. Porque es la única manera de encontrar quienes somos.  Arriesgando, tomando decisiones que nos lleven a veces a arrepentirnos, a veces a crecer, caminar, aprender, encontrar.

La aterradora y a veces cruel responsabilidad de tomar decisiones, pero que nos da la maravillosa sensación de ser dueños de nosotros mismos.

Hoy entiendo cosas que me costaba ver, hoy se que la vida es más corta de lo que nos han contado de niños, mucho más fugaz que las estrellas a las que les pedía deseos.

Lista siempre para emprender un nuevo vuelo. Irme o quedarme el tiempo que sea necesario, el que me implique un crecimiento. Soltando apegos, soltando amarras.

Hoy, viajo sin más maleta que mis sueños y tres pesos en el bolsillo... Dejando el equipaje que pesa, el que me ata, el que me duele, el que no suma.

Con el único compromiso de ser feliz, de sonreír más veces, de disfrutar ser quien soy, de sumar personas y no reclamos; de reír a carcajadas. De llenarme de vida y vivencias

Hoy, vivo con la plena conciencia de que cada nuevo día es un gran regalo, porque presente y regalo efectivamente, son sinónimos.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload